Tabular blandito

Pues eso, que me gusta tabular blandito. Seguro que coincides conmigo en que sangrar el código, es decir, comenzar ciertos renglones más a la derecha que otros, es un modo más que efectivo de organizar y facilitar su lectura. Tanto es así, que esta técnica forma parte de la sintaxis del lenguaje de programación Phyton.

La tecla tabulador de las antiguas máquinas de escribir, al ser pulsada, introducía automáticamente una cantidad determinada de espacios. Actualmente, con el uso de las computadoras, en prácticamente todos los editores de texto podemos elegir entre tabular duro o blando. La primera opción imita el funcionamiento de las antiguas máquinas de escribir: introducir una cantidad determinada de espacios. Esto quiere decir que tabular en cuatro caracteres es lo mismo que pulsar la barra de espacio cuatro veces. En el segundo caso, con la tabulación dura, el espacio sangrado funciona como un bloque indivisible de cuatro espacios. Aunque visualmente nos van a resultar idénticos voy a mostrate a continuación que no lo son y, por este motivo, la elección del tipo de tabulación es importante en los desarrollos de software.

Un código sangrado con tabulación dura dispone de la ventaja de poder ser leído de un modo más flexible. Aunque originalmente fuera escrito con tabulaciones de hasta cuatro caracteres de longitud, si prefieres que tengan el tamaño de ocho, pues lo ajustas en la configuración de tu editor de texto y listo. Será el propio editor quien se encargue de convertir todas las tabulaciones duras para que se vean con una longitud de ocho caracteres. Las tabulaciones blandas, como realmente son espacios, pues no se verán afectadas.

¿Qué por qué me gusta tabular blandito? Pues porque en los desarrollos de software se combina habitualmente tabulaciones y espacios, y mediante la tabulación blanda, el look and feel del código permanece inalterado independientemente del editor usado por cada desarrollador y sus preferencias.